Que perro es el amor

-080316

En ocasiones me he preguntado qué hubiera pasado si no hubieras llegado a mi vida, si no hubiera pasado la puerta de casa contigo en mis manos, aun siendo indefenso, aun siendo un bebé, aun siendo odiado sin siquiera ser visto, ser conocido, haber crecido o habernos enamorado. 

No sé si hubiera sido capaz de haberlo hecho conociendo lo que sobre ti hoy se, todas las responsabilidades que implicas, todas las marginaciones que por ti, contra ti y en mí se han cometido.

En ocasiones hoy te envidio, eres feliz con solo tratar de atrapar el viento, mientras nosotros pensamos aburridos detrás de este. Eres feliz solo con oír que estoy detrás de la puerta, eres feliz corriendo tras de mí, aun cuando voy detrás de alguien más.

Hoy significas más que un animal, hoy significas todo lo que me das. Y quizá en eso se resuma el amor. Dar todo de ti por alguien que aun siendo en ocasiones indiferente no puedes sacar de tu mente.

 

 

Esplendor

– Parte 1

Resulta impensable que mis manos puedan echar ahora de menos el calor del cafe que preparas en las mañanas, la noche ha caído implacablemente con todo su frio, el sonido helado de la nieve cuando con mis botas la deformo al bajar del autobús. He contado los pasos hasta casa tantas veces que perdí la cuenta, que irónico.

Esta mañana tras diez minutos de recorrido he llegado hasta el edificio Esplendor, como siempre me recibe la sonrisa del portero, el muy amable Alberto. Pero hoy algo no anda bien, pareciera que su sonrisa está cansada y su mirada algo desolada. no le he preguntado que le pasaba, pues,  iba tarde. En el trayecto de la portería al ascensor me arrepentí unas tres veces de no preguntarle que le sucedía, sabía que con cinco minutos de oficina ya me iba olvidar del pobre Alberto, aun así decidí seguir mi camino. Efectivamente me olvide de Alberto.

Tras ocho horas extenuantes pero habituales por fin me dirigía a casa, el ascensor del edificio se abría y con mi mente pensando en lo fría que estaría la cama esa noche, debido a que era el invierno más fuerte que azotaba la región de Colcena, me topé con la imagen de un hombre sentado sobre el segundo de tres escalones que comunicaban la portería con el mundo exterior. Era Alberto sin su uniforme, con los codos sobre sus rodillas y las palmas de sus manos sosteniendo su cara. Me acerque con firmeza y con el arrepentimiento interno de todo un día de indiferencia, puse mi mano sobre su hombro y sin dudar, lo invite a cenar, no como su jefe, sino como un amigo. Eran ya 5 años en los cuales debimos haber intercambiado más de mil saludos, creo que ya era justo que intercambiáramos algunas palabras más.

Fueron algunas calles largas y silenciosas hasta llegar, Alberto no se veía con muchas ganas de hablar. Alberto se sentó en una mesa redonda de color rojo que estaba en una esquina del lugar, dos sillas y un cenicero nos acompañaron hasta que llegaron las hamburguesas, que parecían no encajar en lo que se sentía en aquel rincón, pues yo siempre había relacionado las hamburguesas con la felicidad.

Alberto la mordió, yo procedí en consecuencia a morder la mía, hasta que Alberto no pudo más y dejo desgarrar un silencioso pero profundo llanto ante mí, ante su jefe. Mostrando su lado más humano ante mí, y no comprendía que sucedía, pero comprendía que la comida no era ni triste ni feliz. Finalmente Alberto me dijo que lo sentía, me suplico que lo perdonara, pero yo aún no sabía de qué o por qué me pedía perdón. Continúo diciendo que él era un buen hombre de raíces humildes y padres campesinos, que sus padres se esforzaron mucho para tratar de darle un mejor futuro a él, futuro que el sentía había arruinado desde el momento en que empezó a robar en el Esplendor.

No puedo negar que sentí algo de ira, pero había aprendido a escuchar las versiones completas y no solo las del ganador. así que procedí a desquitarme con la hamburguesa y decirle a Alberto que me explicara el móvil de su actuar.

Cosas imposibles

-160416

Se sentía un aroma de desahucio por todo el lugar, la contaminación de su silencio había cambiado el color de todo el entorno, las rosas azules parecerían tristes de no haber sido por su estrecha relación con las mariposas azules. 

Allí estaban, jugando el papel, queriendo interpretar el romanticismo de las rosas con las mariposas. Buscando pretender que serian eternos durante su otoño.

Nadie lo podía imaginar, nadie lo pudo prevenir, el alud de temores fue inminente, como rosa se aferro a su vida y como mariposa pretendió volar. Fue allí; en ese instante, cuando vio desplegar en su máximo esplendor las alas que un día sirvieron de abrigo. Fue allí cuando entendió lo opuestos que eran.

Fue allí cuando ella permitió que los temores acabaran con lo que tenían, fue así como ambos se separaron. 

Fue así como la sequía los aterrizo en la realidad del temor.

Degrade azulado

-090416

Esta mañana anocheció una vez más. Son tus palabras las que retumban en las paredes de la casona ya olvidada, aún pareciera te vieran caminar a lo lejos, dirigiéndote hacia algún lugar.. más allá de donde nuestros ojos te pudieron alcanzar.

Suenan la alarmas y sirenas dando esta sensación de caos que se estremece en nuestro cuerpo y no se sacia con tu nombre, ni en el tuyo. Estamos con los ojos abiertos sintiéndonos lechuzas, no lo somos,  te vimos volar. 

A fin de cuentas, compartimos el mismo cielo.

Estamos conectados, quisiera pensar.

 

Historia que no es historia

-030316

Erase una vez que no fue ni una, ni dos, ni tres, cuantificar parece fácil y exacto pero muchas cosas no se suelen contar. puede que me refiera en cantidades o incluso a historias que ya nadie quiere recordar.

Todo tiene un fin en la vida como cada historia tiene su final, algunas terminan en la mitad de un momento alegre o uno triste… otras ahí se empiezas a gestar..

Nuestra historia mas que un trágico cuento parece una historia digna de enseñar.

Y de hecho así es..

Nuestra historia me la auto-enseño una y otra vez para no volver a caer en las trampas, vacíos y nostalgia en las que alguna vez quise caer, llenar y vivir.

Ya eres gota de otra agua.

Inalcanzable

-1141

Te quedo grande un concepto con todo y su sencillez, ya no eres ni la mitad de lo que pretendí fueras, respira de nuevo y prepárate para zambullirte en lo profundo de la humildad. la grandeza ahora en ti parece inalcanzable.